Especialistas en
Aparato Digestivo

Enfermedad Celíaca

home / Patologías / Enfermedad Celíaca

¿Qué es?

Es una enfermedad crónica y hereditaria del intestino delgado ocasionada por una intolerancia a los alimentos que contienen gluten, el cual es un grupo de proteínas que está en determinados cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena. Al ponerse en contacto el gluten con el intestino se ocasionan fenómenos inflamatorios que pueden llegar a dañar de una forma muy importante las vellosidades del intestino que es donde se produce la absorción de los nutrientes que el organismo precisa.

Es muy frecuente en España oscila entre 1/118 en la población infantil y 1/389 en la población adulta (Ministerio de Sanidad, 2008) y es dos veces más frecuente en mujeres. Se estima que en España hay unos 450.000 celiacos, de los que sólo el 10-25% están diagnosticados. Las personas que tienen familiares de primer grado con enfermedad celiaca tienen más probabilidad de padecerla, aunque con frecuencia pueden estar asintomáticos o presentar síntomas leves que son difíciles de relacionar con la enfermedad.

¿Qué síntomas produce?

Los síntomas son muy variables. Depende por un lado del momento en el que se manifieste la enfermedad: la infancia, la adolescencia o en la edad adulta.

Los síntomas más frecuentes en la infancia son las náuseas, los vómitos, diarreas, distensión abdominal, retardo en el crecimiento, anemia, irritabilidad. En la adolescencia es menos sintomática y a veces puede producir alteraciones en la menstruación, cefalea, dolor abdominal. Cuando aparece en los adultos los síntomas son más inespecíficos y el paciente puede quejarse de distensión abdominal y gases, cansancio, dolor abdominal, pérdida de peso, estreñimiento , infertilidad, abortos de repetición, osteoporosis, tetania, parextesias y fracturas , ansiedad , depresión, esquizofrenia o tener como única manifestación una anemia ferropénica

Y también se sabe que existen diferentes formas clínicas de manifestarse la enfermedad : a veces es muy sintomática (con síntomas muy diversos),otras veces es subclínica (sin síntomas pero con anticuerpos positivos y alteraciones en la biopsia intestinal) y también existe una forma latente y otra potencial (son susceptibles genéticamente de padecer la enfermedad pero no tienen síntomas, anticuerpos anti-transglutaminasa ni lesiones en la biopsia del intestino)

La enfermedad celiaca se asocia a otras enfermedades como la diabetes juvenil, el hipotiroidismo autoinmune, el Síndrome de Down, el déficit de inmunoglobulina A, la dermatitis herpetiforme, alteración de las pruebas hepáticas, cirrosis biliar primaria, colitis microscópica, el déficit primario de lactosa, artritis reumatoide, epilepsia con calcificaciones cerebrales.

Los pacientes que no siguen la dieta sin gluten presentan más probabilidad de presentar diversas complicaciones , como osteoporosis, el Linfoma no Hodgkin, carcinomas de faringe, esófago, estómago, intestino y recto

¿Cómo se diagnostica?

La sospecha diagnóstica de la enfermedad se inicia porque el paciente presenta unos síntomas sospechosos o bien porque pertenece a un grupo de riesgo , como son los familiares de primer grado de pacientes ya diagnosticados o bien se trata de pacientes que presentan las enfermedades que con más frecuencia se asocian a la enfermedad celiaca, como son la diabetes juvenil, el síndrome de Down y enfermedades del tiroides.

A continuación se procede a realizar análisis para confirmar si existen anticuerpos frente al gluten, en la actualidad el más usado es el anti-transglutaminasa.

Finalmente en aquellos pacientes con anticuerpos positivos o alta sospecha clínica (aunque tengan anticuerpos negativos) se les realizará una biopsia del duodeno mediante una endoscopia digestiva alta con sedación.

Los hallazgos que se pueden encontrar al analizar la biopsia es muy variables, pudiendo tratarse solamente de un aumento de las células inflamatorias en el intestino hasta una lesión grave de las vellosidades del intestino con atrofia de las mismas. Estos hallazgos no son exclusivos de la enfermedad celiaca y pueden aparecer en otras enfermedades como la enfermedad de Crohn, la infestación por giardias (unos parásitos relativamente frecuentes en nuestro país que afectan al intestino) , etc….Esto hace que para confirmar el diagnóstico de enfermedad celiaca se precise que tras la supresión del gluten en la dieta desaparezcan los síntomas y desaparezcan los anticuerpos anti-transglutaminasa

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en la eliminación definitiva del gluten de la dieta, es decir la no ingesta de alimentos que contengan trigo, cebada y centeno. Con la avena se mantienen dudas y los cereales que sí se pueden tomar como sustitutos son el maíz y el arroz.

El gluten es usado con mucha frecuencia por la industria alimentaria y está en la composición de numerosos alimentos procesados, como son los embutidos, yogures con frutas, quesos fundidos, conservas de carne y pescado, caremelos, gominolas, frutos secos fritos, helados, sucedáneos de café, etc…

Para facilitar el cumplimiento de la dieta se recomienda consultar con las Asociaciones de Celíacos encargadas de elaborar, distribuir y actualizar la “Lista de alimentos sin gluten”. En ella se recogen productos con los siguientes símbolos en sus etiquetados:

Su contenido en gluten es inferior a 10 ppm (FACE, 2008).

Su contenido en gluten es inferior a 20 ppm, o entre 20-100 ppm dependiendo de que sean productos especiales o convencionales (aptos para celíacos), respectivamente (DOUE, 2009).

También es recomendable el asesoramiento de expertos en nutrición, ya que la dieta sin gluten ha de armonizarse con una dieta sana y equilibrada adaptada a las necesidades individuales de cada paciente.

Los déficit nutricionales detectados en la valoración inicial, al igual que las vitaminas y minerales cuyos niveles se encuentren descendidos serán corregidos con los suplementos que su médico le pautará

El seguimiento lo realizará su gastroenterólogo con consultas para comprobar la buena evolución de sus síntomas y análisis cada 3-6 meses en el primer año y después cada 6 ó 12 meses según la evolución de la enfermedad.