Especialistas en
Aparato Digestivo

Hepatitis

home / Patologías / Hepatitis

¿Qué es?

La hepatitis es una inflamación o infección que afecta al hígado.

La hepatitis puede ser infecciosa (viral o bacteriana), autoinmune(por autoanticuerpos) o tÓxica ( alcohol, venenos, fármacos).

La hepatitis viral es ocasionada por virus. Las más frecuentes son los hepatotropos (tan solo afectan al hígado) como los virus A, B, C. Los menos frecuentes D, E, y los menos conocidos F y G recientemente descubiertos. Existen virus inespecíficos como el Epstein Barr (que produce la mononucleosis infecciosa y amigdalitis) y el Citomegalovirus (que produce encefalitis).

Las hepatitis se trasmiten por las siguientes vías:

1) hepatitis A y E : vía fecal-oral, la forma más frecuente es a través del agua contaminada, verduras, mariscos de aguas estancadas y también puede trasmitirse de persona a persona.

2) hepatitis B : se trasmite a través de la sangre y por contacto sexual (saliva, semen)

3) hepatitis C: se trasmite por la sangre y no por vía sexual (a no ser por prácticas sexuales que produzcan desgarros, heridas o sangrados).

4) hepatitis D: es un virus defectuoso que precisa de la presencia del virus B para desarrollarse; se trasmite por la sangre.

5) hepatitis por drogas: los mediacamentos pueden producir hepatitis por dos mecanismos, por hepatotoxicidad como el paracetamol tomado a muy altas dosis y por hipersensibilidad como la ampicilina, eritromicina, isoniacidas, etc.

6) hepatitis por toxinas: la amanita faloides es muy hepatotóxica, produciendo un fallo hepático agudo. Los insecticidas organoclorados, el tetracloruro de carbono, el cloroformo y el tricloroetileno provocan esteatohepatitis.

7) hepatitis autoinmune: producida por una reacción inmune de tipo celular contra el propio tejido hepático.

8) hepatitis metabólica: por acúmulo de sustancias como hierro (hemocromatosis) o cobre ( enfermedad de Wilson) que dañan el tejido hepático. El déficit de alfa 1 antitripsina provoca acúmulo de proteínas a nivel hepático y daños secundarios.

9) hepatitis alcohólica: el alcohol provoca daño hepático directo a través del estrés oxidativo provocando cuadros clínicos de gravedad variable, desde leves a fallo hepático masivo.

10) esteatohepatitis no alcohólica: cuadro de hepatitis semejante al alcohólica no provocada por el alcohol sino por otros factores como obesidad, resistencia a insulina o síndrome metabólico.

¿Qué síntomas produce?

La primera semana suele producir síntomas generales como cansancio, falta de apetito, dolores articulares y musculares, fiebre en algunas ocasiones y suelen producirse molestias abdominales como dolor en hipocondrio derecho.

A la segunda semana aparece la ictericia (un porcentaje de hepatitis son anictericas) y coluria (orina oscura) e hipocolia (heces poco coloreadas).

Pueden producirse vasculitis (púrpura) o criolobulinemia (hepatitis C).

Raramente la hepatitis adquiere un curso fulminante llevando a un fallo hepático agudo.

Un porcentaje de hepatitis se cronifican (5% de hepatitis B y 80% de hepatitis C), llevando a la hepatitis crónica y en algunos casos en su evolución a la cirrosis hepática.

¿Cómo se diagnostica?

En primer lugar, realizando una historia clínica cuidadosa que recoja los síntomas de los pacientes así como la ingesta de medicación, alcohol, factores de riesgo, exposición a tóxicos etc. La analítica nos evidenciará el aumento de enzimas hepáticos y los Anticuerpos contra los diferentes virus de la hepatitis el tipo de éstas.

Analíticas específicas nos demostrarán los factores metabólicos. La determinación de Ac no organoespecíficos nos orientaran en las hepatitis autoinmunes.

¿Cuál es el tratamiento?

Normalmente las hepatitis víricas agudas evolucionan espontáneamente a la curación no precisando tratamiento, excepto la hepatitis C que puede ser tratada con interferón.

Las hepatitis virales crónicas se tratan con interferon y/o antivirales. Las hepatitis metabólicas eliminando los metales (sangrías en hemocromatosis, ceruloplasmina en Wilson ).

La hepatitis alcohólica. se trata evitando la ingesta de alcohol.

¿Cómo puedo prevenirlo?

Evitar las prácticas sexuales de riesgo, no compartir jeringas, no beber aguas contaminadas son medidas elementales. La hepatitis B puede contagiarse por contacto sexual por la cual debe tomar medidas preventivas ( preservativo) las parejas de pacientes con hepatitis B. Existen vacunas muy eficaces contra la hepatitis B y la A pero no contra la C .